Jeff Bezos, el célebre empresario fundador del gigante Amazon, adquirió el famoso Jack Warner Estate al magnate de los medios David Geffen por un récord de $ 165 millones. El récord anterior de la venta de viviendas más cara de Los Ángeles fue de aproximadamente $ 150 millones que Lachlan Murdoch pagó por Chartwell, la propiedad de Bel Air utilizada en The Beverly Hillbillies, el año pasado. Antes de la compra de la propiedad de Geffen por $ 47.5 millones en 1990, Ann Warner, la viuda de Jack Warner, había rechazado una oferta de $ 25 millones en la propiedad, diciendo que viviría allí hasta que muriera.

La propiedad consta de una mansión principal de 13,600 pies cuadrados, dos casas de huéspedes, una guardería y tres invernaderos, una cancha de tenis, una piscina, amplias terrazas e incluso su propio campo de golf de nueve hoyos. El área de estacionamiento tiene su propio garaje de servicio y bombas de combustible. En el momento de su construcción, comenzando a fines de la década de 1920, Warner pasó una década entera creando la propiedad pieza por pieza, y finalmente la completó en 1937. Para construir su extensa residencia, compró tres mansiones cercanas y las demolió para dar paso a su visión.

Dentro de la casa principal, una de las características más notables es el piso de madera original, que fue importado del extranjero y, según los informes develados a la prensa internacional, es el mismo piso en el que estaba parado Napoleón cuando le propuso matrimonio a la emperatriz Josefina Bonaparte, según Los Angeles Times.

Otras características que han resistido el paso del tiempo incluyen paneles ingleses del siglo XVIII en la sala de estar y una lámpara de araña de cristal tallado de estilo George III, papel tapiz francés de principios del siglo XIX en el comedor y una terraza acristalada con madera de estilo gótico. Una sala de proyección con estanterías incorporadas de piso a techo también presenta algunos trucos y palancas secretas, incluidos proyectores ocultos detrás de un panel que se abre moviendo la cabeza de una estatua de Buda, junto con una pantalla que se puede levantar con la ayuda de una bomba de agua. Un bar de estilo mexicano adyacente a la sala de proyección tiene un candelabro mexicano de alrededor del año 1820. Además de Warner Estate, Bezos compró recientemente una parcela de $ 90 millones de terreno no desarrollado en Los Ángeles, que está considerando «una inversión», dijo una fuente al Wall Street Journal. El vendedor de ese espacio fue el difunto Paul Allen. Y el verano pasado, el jefe de Amazon llegó a los titulares cuando compró no uno, sino tres pisos en Manhattan con vista al Madison Square Park por unos $ 80 millones.