Jennifer Lopez Y Shakira se apoderaron del escenario del medio tiempo del Super Bowl 2020 ayer domingo 02 de febrero de 2020 con un show que pasó a la historia como uno de los más emblemáticos y significantes de la historia del evento.

Para la gran apertura, Shakira eligió un conjunto de dos piezas formado por top y mini  falda con flecos color rojo brillante, a tono con unas botas de caña larga y muñequeras haciendo juego. Fue una creación con detalles que resaltaban gracias a los movimientos de baile. El outfit estaba firmado por el diseñador noruego Dundas, y fue creado especialmente para este Show de Medio Tiempo.

En otro de los momentos estelares del show, Shakira cautivó con un conjunto dorado y zapatillas estilo «tenis» de estilo botín, un gesto que el mundo de la moda sin duda no nos esperaba venir de la cantante colombiana. Todo un acierto que por estas horas está viendo de qué manera nace una tendencia que repercutirá en los looks que veamos de aquí a varios meses.

JLo en uno de los momentos más memorables: junto a su hija, homenajeando sus raíces: una doble bandera de una lado de Puerto Rico, y del otro, de Estados Unidos.

La cantante colombiana fue la encargada de abrir el espectáculo como solo ella podía hacerlo: cantando She Wolf, con sus mundialmente apreciadas habilidades de baile, haciendo un recap de sus éxitos más conocidos como Hips don’t lie, ‘Ojos Así’ y, la sorpresa que ya se veía venir: un dúo con Bad Bunny interpretando ‘Chantaje’ convertida al ritmo de la salsa. La artista terminó su turno lanzándose al público como toda una rockstar.

Por su parte, nadie esperaba menos de Jennifer Lopez. La cantante deslumbró con una serie de looks durante su parte del show del medio tiempo del Super Bowl 2020 en donde cada atuendo jugó un rol de manifiesto por si mismo. Entre los más memorables podemos mencionar el vestido pegado a su silueta de color plateado, con aplicaciones de lentejuelas y transparencias con las que Jennifer decidió desplegar todo su talento en el pole dance.

Éxitos musicales como Love don’t cost a thing, Mi gente (de mano de J Balvin sobre el escenario) y, para finalizar, On the Floor. Para aportar más glam a toda la batería estética de la reina del bronx, JLo agregó unos guantes con aplicaciones de pedrería bordadas a mano, junto a unas botas plateadas a juego con el micrófono brillante con sus iniciales.

El cierre fue coronado con un abrazo entre ambas estrellas, el que no fue televisado pero recorrió las redes de la mano de las imágenes tomadas por los mismos asistentes al show.

Una presentación que no solo deslumbró con looks emblemáticos y que sin duda serán memorables, sino que además lleva por todo lo alto la voz latina a una de las audiencias internacionales más poderosas y masivas jamás vistas.

Jenifer Lopez -JLo para los fanáticos- y Shakira, tenían a su cargo el halftime show del Super Bowl con el peso de la expectativa mundial en cuanto a la calidad del show y su desempeño. La moda tenía sus ojos puestos en la propuesta estética-visual que las estrellas desplegarían. Sin duda alguna lo hicieron, superando expectativas y yendo mucho más allá. Hicieron historia.