Es cierto que el mundo ha cambiado. También la moda, de la mano de las transformaciones culturales ha visto nacer estilismos y usos vestimentarios que hasta hace tan solo 10 años atrás eran innimaginables. Y en este juego ondulante llamado realidad, hombres y mujeres han vivido un cambio de paradigma único que ha llevado el término globalización al extremo.

Tipologías como los ponchos, las ruanas, las capas, han surgido en la escena de la moda para quedarse, rompiendo incluso con el tan reconocido concepto de temporadas. Los Kimonos, prendas que no solo atesoran una tipología única para este costado del planeta, sino que guardan milenios de historia de las culturas orientales que lo vieron nacer e hicieron de su uso un arte y un rito al mismo tiempo.

Existen autores de la industria que afirman que occidente, en un agotado modelo de vida -del que la vestimenta no escapa- ha buscado fervientemente nuevas maneras de relacionarse con el ejercicio de cubrir el cuerpo humano, dando así con tipologías propias de culturas y regiones alejadas que brindan una respuesta a tanta masividad de consumo y repetición productiva.

El Kimono conserva una riqueza vestimentaria única para occidente, ya que no solo representa un vestir consciente, sino que su forma misma reune las cualidades deseadas de comodidad, elegancia y vanguardia tan ponderadas por los hombres y mujeres que habitan estas latitudes, además de una cuota artesanal -en su elaboración- pocas veces vista.

Un claro ejemplo de este cambio de paradigma es la firma CARAVANA, quien ha creado una colección cápsula de Kimonos artesanales cuya versatilidad destaca  por completo. Como pieza principal, cada mujer puede vestirlo como un vestido sin temor a fallar o como una prenda accesoria en el marco de un conjunto casual. De noche o de día, la prenda explora la versatilidad para adaptarse 24/7 a todas las ocasiones.

Los hombres no se quedan afuera.

Con una masculinidad renovada que no teme destacarse, los pantalones de corte slim y las remesas -todo en bloque de color neutro por ejemplo- posibilitan vestir kimonos en tipología que rememoran las camisas tradicionales o aquellos de largos mas desafiantes -y similares a los tradicionales-, acompañados con accesorios que también cobran protagonismo.

En una producción exclusiva para Atelier, con fotografías a cargo del fotógrafo Matías Bass y maquillaje del célebre Salvador Romano para su estudio Salvatore Makeup Studio, los kimonos recrean un romance idílico que rompe paradigmas.

El género, la edad, la raza, el sexo, todo aporta riqueza a un nuevo ejercicio vestimentario que se fortalece con una socidad más consciente de sus posibilidades, las que surgen al instante en que se dejan de lado las estructuras autoimpuestas y se lanza a la aventura de expresarse libremente. La moda, al fin y al cabo, de eso se trata.

 

IMG-20191106-WA0052

IMG-20191106-WA0047

IMG-20191106-WA0051

IMG-20191106-WA0041

IMG-20191106-WA0053

IMG-20191106-WA0056

IMG-20191106-WA0054

IMG-20191106-WA0055

IMG-20191106-WA0036

IMG-20191106-WA0057

 

PH: Matías Vass

Maquillaje: Salvador Romano | Salvatore Makeup Studio

Modelos: Jose Villegas – Camila Castelucci

Kimonos: Caravana | www.caravana.com.ar

Estilismo: Germán Biscardi