El famoso «primer lunes de mayo» tuvo su lugar y desplegó todo el esplendor de su temática soberbia y llamativa en la alfombra rosa del MET de Nueva York.

Bajo el lema «Camp: Notes on Fashion» las principales figuras del mundo artístico internacional se dieron cita en las escalinatas del Metropolitan Museum de Nueva York para deslumbrar.

La edición de este año estuvo inspirada en el ensayo de la escritora Susan Sontag titulado «Notes on Camp» del año 1964, en el que la escritora definió la esencia del camp y su amor por lo antinatural: belleza de lo artificioso y exagerado. Según expertos, tiene relación con la «belleza de lo horrible e ireverente».

Uno de los protagonistas indiscutido de la velada fue el actor Ezra Miller, quien para dar forma a su teatral personaje, trabajó codo a codo durante algunos meses con Ricardo Tisci, Director Creativo de la mítica casa Burberry. Juntos, dieron forma a un conjunto sastre vanguardista 100% que concentraba este espíritu «Camp» versatil, atrevido y un tanto perturbador detrás del cuál emana una belleza totalmente particular.

Esta edición de la gala del MET trajo looks que rompieron por completo con las barreras de género. Claro ejemplo de ello fue el total look de Gucci que vistió el cantante Harry Styles o el colorido vestido de Maison Martín Margiela de Hamish Bowles.

Una velada para inspirarse y dejarse encantar por los looks más extravagantes y conceptuales del año.