Las grandes marcas ya han adelantado cuáles serán los must que no pueden faltar en los armarios masculinos durante la temporada de otoño-invierno del año que ya estamos transitando. Fiel a la tendencia observada en los últimos años, la moda masculina ya no se limita a diseños clásicos  o simples. Los marcas destacadas han demostrado que cuando de moda masculina se trata, saben muy bien cómo estar a la vanguardia.

La Fashion Week culminó en la icónica París, y dejó una muy buena acogida por parte del mundo de la moda, porque la sección masculina de las marcas demostró una vez más que también que ellos también quieren verse bien –e innovar. La sastrería fue uno de los estilos que más se destacó, aunque los cortes vanguardistas y los estampados también dijeron presente.

Fendi

Fendi y su sastrería de inspiración clásica

Fendi. . .en versión maxi y con estampados.

Entre las ocho colecciones que más se destacaron están las infaltables Dior, Dolce&Gabanna, Givenchy y Louis Vuitton, acompañadas de Fendi, Prada y el Emporio Armani.

Quienes se llevaron los mayores aplausos fueron los trajes de inspiración sastrería-clásica, de los que hubo para todos los gustos. Fiel a su estilo sobrio y moderno, Dior presentó pantalones rectos, blazers cortos y esmóquines en total black. El cuero en versión sintética estuvo presente en accesorios como guantes, mochilas y cinturones. Estilos totalmente combinables tanto para el día como la noche.

Dior.

Por su parte, Louis Vuitton apuntó también a la sastrería, pero en su versión large: pantalones oxfords y tapados extra largos fueron los must. Buscando cubrir todos los estilos, la colección de la maison también presentó trajes con pantalones achupinados, rectos y corte bajo. Predominaron los grises y los negros.

LV

Louis Vuitton.

LV

Louis Vuitton.

LV

Louis Vuitton.

Por otro lado, Fiel a su estilo, Dries Van Noten innovó con trajes estampados en colores vibrantes, ideales para hombres con mucha personalidad y sin miedo de ser ellos mismos. Lo políticamente incorrecto desfiló destilando seguridad por las pasarelas más importantes del mundo.

La icónica Armani tampoco se quiso quedar atrás con lo que fue la línea general de las colecciones: la sastrería. Presentó una línea muy juvenil en la que las pieles sintéticas recrearon al hombre del invierno 2019 de manera única y vanguardista.

Armani

Armani.

Dolce&Gabanna por su parte apostó a lo clásico, y demostró por qué  sigue siendo la firma número uno en trajes y esmóquines. Presentó una gran variedad de géneros  y colores, aplicando siempre el detalle que distingue a sus prendas de otras marcas internacionales. El traje que se destacó fue el de color tornasol, con flores y vírgenes bordadas, haciendo juego con mocasines de raso negro.

D&G

Dolce & Gabbana.

Dolce & Gabbana.

Quien optó por seguir un camino más alternativo fue la icónica Celine, que destacó por sus clásicos pantalones de denim y cuero, combinados con pliegues de cintura alta. Todo esto acompañado de chaquetas y tapados con prints variados, rememorando lo mejor de la moda de los 80. Mucho leopard print y tweed.

De manera muy colorida también se suma Marni al conteo de las marcas más destacadas de las semanas de la moda. Francisco Risso, diseñador de la marca la definió como “niños atípicos, extravagantes y no diagnosticables”. Había pantalones con faldas junto a blazers en tamaño XL. Los bouclés de lana y piel de topo llamaron gratamente la atención.

Prada

Texturas y mixtura entre sastrería clásica y vanguardia (imagen de la colección de Prada 2019).

Por último, y al ritmo de “Gimme Gimme” del famosísimo grupo Abba, desfilaron los modelos de la marca Rick Owens, quien también se arriesgó con diseños originales, mostrando que tienen la capacidad de reinventarse a sí mismo sin perder su esencia.